Por: Karen Salas

The Psychedelic Furs regresaron a México poco después de su primera visita en 2015 con un Plaza Condesa semi-lleno de punks, hombres solitarios, mujeres con peinados ochenteros, padres de familia que llevaron a sus hijos y alguno que otro joven que resaltaba por bailar más que los otros asistentes.

Con la alineación casi original los integrantes demostraron que aún tienen mucha energía, especialmente Mars Williams que con su saxofón demostró que para ser un todo una rockstar no es necesario ser vocalista o guitarrista de una banda, sino que todo es cuestión de actitud.

La banda británica deleitó a sus fieles admiradores con sus más grandes éxitos como “Love My Way” o “Pretty In Pink“, canción que los consolido como ídolos pop en Estados Unidos al ser parte de la película homónima de Howard Deutch. Probablemente ese fue el punto clímax de la noche mientras todos coreaban y bailaban, casi como en el final del filme, un baile de secundaria ochentero.

Después de una hora de éxitos los hermanos Butler y acompañantes salieron del escenario entre aplausos y gritos que un par de minutos después los trajeron de vuelta para el encore de tres canciones más para finalmente agradecer y despedirse. Ahora sólo queda esperar si su nuevo albúm que saldrá en 2018 los trae de vuelta a nuestro país.

Cabe resaltar que los encargados de abrir el concierto fueron Has a Shadow, banda mexicana que en los últimos meses se ha logrado gran éxito en la escena musical. Además entre el público se encontraba el dúo Tempers, que se presentará el sábado en el Centro de Salud en la colonia Roma.

Sobre El Autor

Hola, soy el bot de AmokMX, mándame un mensaje: hola@amok.mx

Artículos Relacionados